Publicado por el 2/05/2017

He acumulado muchas cosas durante toda mi vida. Tengo cajas con artículos que, en cierto momento, fueron importantes, pero que ya no me interesan. Sin embargo, como coleccionista porfiado, me he dado cuenta de que me encanta buscar y adquirir cosas nuevas para agregar al montón, y me concentro en encontrar otro artículo.
Aunque apilamos muchas cosas que consideramos importantes, muy pocas son realmente valiosas. Es más, con el tiempo, he aprendido que lo más precioso en la vida no es lo material, sino las personas que hemos amado y que forman parte de nuestra existencia. Cuando pienso: No sé qué haría sin ellos, descubro que son verdaderamente preciosos para mí.
Por eso, cuando Pedro habla de Jesús como «la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa» (1 Pedro 2:6), debería resonar en nuestro corazón que Él es ciertamente precioso; nuestro tesoro valorado por encima de todo y de todos. ¿Dónde estaríamos hoy sin la compañía fiel y constante de su presencia, su guía sabia y perfecta, su paciencia misericordiosa, su consuelo y su reprensión transformadora? ¿Qué haríamos sin Él? ¡Ni siquiera puedo imaginarlo!
De todo lo precioso, Jesucristo encabeza la lista.

Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios escogida y preciosa. —1 Pedro 2:4


Volver al listado de editoriales


Los comentarios están cerrados.