Editorial

Pobre Pascuero

Publicado el 3 de diciembre de 2008 13:33 | Leído 2463 veces.

F654831da842dd4feb49bd0d7e9ee129 Veamos que pasa en este mes de diciembre que es una fecha para regalar y recibir regalos.

Cuando todo el mundo anda acelerado, estresado,  preocupado por el  regalo para el amigo secreto de la oficina. Las calles son mares humanos, todos corriendo entre las tiendas llenas,  que entusiasman con ofertas  y créditos para captar clientes, que se endeuden por un largo tiempo por un regalo que muchas veces dura un día.
El comercio convirtió en complicidad con el Viejo Pascuero el verdadero significado de la Navidad  y la Nochebuena, cuando se celebra un nuevo aniversario del nacimiento del Salvador de la Humanidad.
Jesucristo ha venido a cumplir una promesa de Dios al mundo, su Reino se ha acercado a los hombres, el gobierno entero de Dios está al alcance del que cree en Jesucristo como su Salvador y Señor de su vida.
Cuando pienso en el Viejo Pascuero me recuerdo de mi niñez, que lo aborrecía. La Navidad  me ponía triste, no quería que llegara. Éramos  una familia muy pobre y mi padre desaparecía  por meses.
Muchas veces no teníamos para comer, menos para regalos. Mi madre me llevaba a la Plaza de Armas y me sentaba en las rodillas del Viejo Pascuero para pedirle el regalo de Navidad. Cada año hacía el pedido y nunca me llegaba. Los demás niños salían a la calle para jugar con sus juguetes nuevos y yo no entendía, me sentía el niño más malo del mundo y detestaba esa fecha.
He crecido y pienso que al Viejo¨Pascuero le sucede lo mismo que a mí con la Navidad, cuando veo a ese pobre  gordo de barbas de lana metido en un traje con gorro, guantes, bototos, diseñados para climas gélidos, nevados, con temperaturas bajo cero en el invierno boreal. No en un país con  30 grados C° de temperatura,  niños inquietos saltando en sus  rodillas, deshidratado, sudado  y sin aliento. Mientras el hemisferio norte está en invierno durante la Navidad, nosotros vivimos la intensidad del verano, provocando este absurdo de pinos nevados con algodón.

El verdadero significado de la Navidad es el Nacimiento del Salvador del mundo, un milagro tan amplio que no tiene estación ni clima.  
Es comprensible que los cristianos no podamos eliminar al Viejo Pascuero, pero sí enseñar a nuestros niños que los regalos se los entrega el Señor al Pascuero para  que él los entregue a ada niño en el mundo. El Pascuero es solamente mandado  por el Señor a repartir los regalos, que Dios les envía a  todos los niños del mundo.  Y atención: tal vez tienes todos los regalos comprados para cada uno de los integrante de tu familia. pero no te has preocupado del más importante, que no se compra con nada:  el Amor. Puedes tenerlo todo sin que nada en lo material te falte pero si no hay amor  de nada te vale.

" Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna". Juan 3:16, sigue siendo el mejor regalo.

 

Imágenes relacionadas



Fuente: Pastor Marco Gajardo