Publicado por el 18/01/2019

Nuestra Misión vivió en el pasado 2018 importantes acontecimientos, no solo a nivel de iglesias locales sino que también a nivel nacional, esto nos permite mirar con una santa expectativa lo que nos depara este 2019.

Plantación de nuevas iglesias, presentación de nuevos Obreros que toman el desafío para llegar al grado de Pastor y todo el devenir que implica los desafíos de cada iglesia local, distribuidas a lo largo de nuestro país y el extranjero, nos permiten visualizar lo que el Señor ha desafiado a llevar adelante a nuestra Misión.

Al mirar la Escritura vemos a Jesús tomar a doce hombres para fijar la ruta de crecimiento y desarrollo para la primera iglesia, todos sabemos los resultados, observamos al apóstol Pablo al final de su carrera señalar: “prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”, un hombre que ha desarrollado todo el trabajo posible por la obra del Señor, aún así, no se cansa de indicar que todavía queda trabajo por hacer, todo esto anima a nuestra Misión, liderada por nuestro Obispo David Anabalón y el Presbiterio a señalar el camino para que nuestros Pastores y Obreros continúen con el llamado del Señor de predicar el evangelio a toda criatura y tomar este 2019 como un año de desafíos.


Volver al listado de editoriales


Los comentarios están cerrados.