Publicado por el 19-03-2020 16:54 Actividades Pastorales , Iglesias Área Metropolitana , Iglesias del Norte , Iglesias del Sur , Iglesias en el Extranjero 651

Querida Misión

Les saludo con amor fraternal.

El Coronavirus, una pandemia que afecta al mundo, se ha transformado en un gran desafío para la iglesia.   Nunca antes nos había tocado enfrentar algo siquiera parecido.

La pregunta es: ¿Qué hacer?

Algunas de nuestras iglesias han decidido suspender todas sus actividades como medida de precaución.   Otros han reducido el tamaño de los grupos que se reúnen y privilegiado grupos en casa.

Todo indica que las medias del gobierno se irán haciendo cada vez más estrictas y será difícil la realización normal de nuestras actividades.

Llega la hora de pensar en alternativas a nuestros cultos.

Algunos están usando la tecnología como una manera de mantenerse en contacto con los hermanos, usando transmisiones vía Facebook o  comunicación a través de grupos de Whatsaap.

Sabemos que las medidas que toman las autoridades son medidas temporales que van en directo beneficio de la población y que debemos acatar.   No sabemos cuánto tiempo duraran estas medidas; pero todo indica que serán algunas semanas.

Junto con las alternativas arriba mencionadas, animamos a qué se reactiven los cultos familiares.   Que todos los miembros de la iglesia en un mismo día y hora, puedan estar participando de cultos en los hogares.

Posiblemente cada uno de nosotros deba hacer un programa de visitación de hogares, por supuesto tomando todos los resguardos necesarios tanto para nosotros como para los hogares que visitemos.  También podemos usar el teléfono para estar en contacto con el mayor número de familias de la iglesia

Sin duda una de las preocupaciones son las responsabilidades económicas de cada una de las iglesias, incluido el sostenimiento de sus pastores.   Creo que de manera directa y con la gracia del Señor, debemos recordarles a nuestros hermanos qué no fallen en su compromiso financiero con la obra.

Mantengámonos en oración y pidamos la dirección de Dios para guiar al rebaño en estos tiempos difíciles.

 

Bendiciones en Cristo

Obispo David Anabalón

 


Volver al listado de noticias