Publicado por el 12-02-2016 09:32 Pastoreando el Liderazgo 841

La gente no es como Dios. Dios nos ama incondicionalmente. La gente lamentablemente no. Dios nos acepta por su gracia incondicionalmente, la gente no, ellos tiene expectativas sobre nosotros como líderes.

El liderazgo es influencia, es la gracia que Dios pone sobre ti para dirigir a otros. Si tienes que imponer tu título o cargo para que los demás te sigan entonces tienes problemas con tu liderazgo, y no estás funcionando a través de los principios del reino.

Dios nos da la gracia, pero nosotros debemos construir credibilidad y respeto a la tarea que Dios nos encomendó a través de nuestra vida.

1ª Tim 3:1-2 DHH “1Esto es muy cierto. Si alguien aspira al cargo de presidir la comunidad, a un buen trabajo aspira. 2Por eso, el que tiene este cargo ha de ser irreprensible… llevar una vida seria, juiciosa y respetable…debe ser apto para enseñar.”

En el modelo bíblico quien está en liderazgo requiere tener una buena reputación. La clave de una buena reputación es cultivar tu “carácter” es decir tus actitudes, tus valores y tus acciones. Mientras que en lo secular no importa tu carácter sólo tu reputación, en el reino es vital que lo que la gente piensa que eres sea realmente lo que eres en lo íntimo cuando no hay nadie a tu alrededor.

¿Cómo puedes establecer credibilidad y respeto hacia tu liderazgo? A través de 7 maneras:

Te ganas el respeto a través de tu integridad. Prov. 10:9 dice: “Quien se conduce con integridad, anda seguro; quien anda en malos pasos será descubierto”. Sí lo que piensas, sientes, dices y haces está en sintonía, nunca tendrás que andar ocultando nada. La confianza se proyecta, a quienes lideras eso le da tranquilidad, pero si tienes que andar ocultando cosas, y no eres transparente, eso ira mermando tu liderazgo. Cultiva tu integridad.

Te ganas el respeto a través de la humildad. Pro 15:33 DHH “…para recibir honores, primero hay que ser humilde”. Humildad es la actitud del corazón que reconoce que todo cuando es y tiene, es por gracia, nada lo hemos ganado, no compite, no desvalora a los demás, siempre busca elevar a los demás. La gente que te rodea te dará tu lugar como líder cuando te conduzcas de manera constante en humildad, porque verán a Cristo en ti y porque se sentirán cómodos estando contigo.

Te ganas el respeto a través de la fiabilidad. Prov. 25:14 TLA “Hay quienes hablan de dar y nunca dan nada.
Son como las nubes oscuras, que anuncian lluvia… ¡y no llueve!”. Todos valoramos la gente con la que se puede contar, apreciamos a aquellos que cuando empeñan su palabra la cumplen. La gente que dice pero no hace se construye una mala fama. No seas la clase de líder que está lleno de ideas y tiene poco rendimiento. La gente te seguirá cuando vea en ti una persona fiable.

Te ganas el respeto a través de tus prioridades. Prov. 11:27 PDT “El que hace el bien se gana el respeto de los demás…” Usted gana el respeto de los demás cuando ven en usted metas dignas, cuando los demás pueden percibir claramente que usted no está tratando de sobresalir y aumentar su ego con lo que está planeando hacer; sino, que lo que lo mueve auténticamente es construir para bien. El resultado de tener metas honorables, trae consigo dos bendiciones más, Prov. 14:22b DHH dice: “…los que buscan hacer lo bueno son objeto de amor y lealtad”. Respeto, amor y lealtad tendrá usted de quienes lidera si sus objetivos son loables.

Oro para que el Señor te empodere con su Espíritu. Continuamos con los otros tres la siguiente semana; Un fuerte abrazo, en el amor de Cristo… tu pastor, Jonatan G.


Volver al listado de noticias